MIRSPNG-14.png

“Mirs” somos un movimiento basado en el pensamiento complejo, que entiende la imaginación como un agente de empatía con nosotros mismos y con el otro, así como un componente de acción para encender la reconstrucción social, aquella que surge desde el individuo y se dirige hacia sus distintas comunidades.

Creemos que la facultad de imaginar debe convertirse en una capacidad que ha de ejercitarse todos los días para ser un ingrediente de circulación en el pensamiento humano. 

Con “Mirs”, exploramos las necesidades de nuestro entorno y las trasladamos a proyectos viables de empoderamiento social. A partir de talleres, pláticas, mesas de trabajo, seminarios, acercamos al individuo a su capacidad de imaginar nuevos sistemas y autosugestionar cambios ante diferentes situaciones locales y globales, a nivel ambiental, social, cultural, económico y emocional. 

Entendemos como imaginación, entonces, la capacidad de conceptualizar, en nuestras mentes, lo que todavía no podemos percibir con nuestros sentidos. 

¿Qué hacemos?

Generamos espacios físicos y mentales donde las personas podamos desarrollar y ejercitar nuestra creatividad, espacios en donde podamos abandonarnos a la imaginación y permitir que la expresión, en todos sus sentidos, y en diferentes áreas, pueda moverse en total libertad. A estos espacios, los nombramos “Espacios seguros”. 

Nuestro objetivo es que estos “espacios seguros” se conviertan en el punto de partida para que emerja la reconstrucción social.

Show More

Nuestra Historia

El movimiento surgió en la Ciudad de México tras los sismos que afectaron distintos estados del país el siete y diecinueve de septiembre del 2017.

 

Los miembros de la comunidad creativa nos unimos con el objetivo de accionarnos y analizar la coyuntura en la que se encontraban el territorio y sus habitantes tras la tragedia. Reflexionamos sobre las consecuencias sociales, así como los daños económicos y emocionales que dejó el terremoto: el desalojo de casas, la incertidumbre y el miedo de regresar a habitar nuestros inmuebles y nuestros espacios de trabajo; reflexionamos sobre la nula educación cívica que teníamos en caso de sismos, a pesar de habitar en un territorio sísmico. Estudiamos nuestras faltas, las del gobierno y aquellas de las empresas privadas también. Los terremotos descubrieron una podredumbre y corrupción de la que muchos no estábamos conscientes. 


 

Tras varias semanas de trabajo, quienes participamos, entendimos que debíamos tomar estos dos sismos ―y sus permanentes consecuencias― como un motivo de unión y solidaridad permanentes entre los mexicanos. Tenemos limitantes como individuos, es cierto, pero se restan cuando trabajamos en comunidad. 


 

Desde entonces, nuestra labor es crear comunidades sólidas entre personas, gobiernos, instituciones y empresas para juntos construir el mundo en el que queremos vivir.

¡ÚNETE AL MOVIMIENTO!

Cambiemos juntos el rumbo del mundo

©2018 BY MOVIMIENTO DE IMAGINACIÓN PARA LA RECONSTRUCCIÓN SOCIAL.

6